cómo reconocer los signos y los remedios para ello

¿Cómo reconocer el eczema en los perros y, sobre todo, cuáles son las formas más eficaces de combatirlo? Todo lo que necesitas saber.

Eczema en perros

El término «eczema» se utiliza a menudo como sinónimo de dermatitis o cualquier otra forma de lesión cutánea en los perros. Desgraciadamente, tener una información tan general sobre problemas no ayuda ni a reconocerlo ni a encontrar el tratamiento más eficaz para él. Este artículo, que no pretende ser científico, tratará de aclarar los síntomas que hay que reconocer en un perro que tiene eczema y lo que hay que hacer para encontrar una solución para el problemas.

Eczema en perros: síntomas

La irritación del eczema puede manifestarse en forma de manchas rojas en la piel, placas o conectividades. Las costras suelen cubrir las manchas y provocan un picor extremo en el perro afectado. Bobi sólo encontrará un alivio aparente cuando se rasque, pero en realidad sólo empeorará la situación y expondrá la herida aún más a una mayor infección bacteriana.

Pero, ¿qué es el eczema? Una inflamación de la piel que no es infecciosa pero que provoca mucho picor. La piel se inflama, dando lugar a un eczema agudo con eritema, edema, costras y diversas erosiones, o a un eczema crónico con escamas pronunciadas. El eczema causado por alergias y por el contacto con irritantes o toxinas se denomina «exógeno», mientras que el eczema seborreico se denomina «endógeno».

Estas dolorosas heridas también crean heridas súper pegajosas en la piel, a las que se adhiere el pelo (especialmente el largo). Cuando un perro se rasca, la herida se agrava y será difícil convencerle de que no se haga daño, ya que en ese momento sentirá un gran placer al hacerlo. El cuerpo del perro nos indica su estado de salud (descubra los signos de un perro enfermo), y cuando aparece un eczema significa que su cuerpo está intentando eliminar las toxinas. Estas toxinas se acumulan a través de la asimilación de alimentos envasados de baja calidad y de las intolerancias alimentarias.

Es fundamental cuidar la variación de la dieta del perro, porque cuando es inadecuada, de mala calidad y no aporta los nutrientes que el organismo necesita, también genera estos problemas. El hígado sufre al realizar el proceso digestivo. La piel se ve afectada por estas disfunciones internas y, al ser la parte más expuesta al mundo exterior, también es la más susceptible a los cambios de temperatura y a las bacterias del aire.

El ema inmunitario del perro que padece eczema no desarrolla las defensas inmunitarias necesarias para contrarrestarlo, y también las alergias por el contacto con pulgas y garrapatas.

Causas

Todo puede contribuir a la formación de estas irritaciones cutáneas: la exposición a los agentes atmosféricos, a la luz, al calor y al frío, pero también a la uta; o el contacto de la piel con agentes corrosivos como plagas, jabones y medicamentos. El eczema puede ser un caldo de cultivo para otras infecciones causadas por hongos y bacterias. La causa también determinará la gravedad de la situación: no hay una solución única, sino que debe elegirse según el caso.

En resumen, las principales causas son

  • alergias alimentarias o de contacto,
  • picaduras de pulgas o garrapatas,
  • enfermedades infecciosas debido a los cambios hormonales,
  • cambios estacionales,
  • terapias farmacológicas.

Eczema en el perro: terapia

Eczema en perros

o primero que queremos hacer es resolver el picor del perro y eliminar inmediatamente la molesta sensación que le obliga a rascarse constantemente. Pero esto es sólo un paliativo, que no resuelve la raíz del problema.

La zona infectada debe tratarse con instrumentos estériles y mantenerse bien desinfectada para que se cure antes. Existen pomadas comerciales adecuadas para la dermatitis o la neurodermatitis, que deben aplicarse siempre después de desinfectar la zona. Desgraciadamente, al tratarse de cremas y ungüentos, tardarán muy poco en desprenderse de su piel.

Más eficaces son los medicamentos a base de cortisona o antiinflamatorios, que nuestro veterinario puede optar por recetar. Como remedios naturales, la caléndula y la manzanilla (descubre todos los efectos de la manzanilla en los perros), pero también el aloe y la s negra (también en aceite), las pociones y las compresas de estos anzes han demostrado ser muy eficaces.

También es posible hacer algunos cambios en la dieta de su perro: es mejor no utilizar alimentos con almidón y poca carne, sino abundar en verduras como zanahorias, calabaza y calabacines. Para ayudar a la actividad del hígado, el azufre es útil para expulsar las toxinas, el sílice para la piel y su curación, y el guisante para reducir el picor y las lesiones cutáneas.

LEA TAMBIÉN:

Deja un comentario